BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

viernes, 12 de noviembre de 2010

La Flor Lunar

Capítulo II

(Yue)
Al fin tenía la oportunidad de ver la conversión de un breenum, ¡mí breenum!, según tengo entendido hace aproximadamente cincuenta años que no se realizaba está ceremonia, no es llegar y pedir uno, y a pesar de ser parte de mi propiedad, los demás miembros de la aldea, también tienen derecho a entretenerse con él, pero es mi deber evitar que se entusiasmen demasiado.
Luego de retorcerse en el suelo, y quedando exhausto por el cambio, perdió la conciencia, era un pequeño precio, comparado con lo yo tuve que pasar, estoy segura que se pondrá muy contento cuando despierte, me acerque a él, lo lleve entre mis brazos, se veía tan frágil, el sudor bañaba su frente, quise secar su rostro, pero me detuve, eso no se vería bien en un gruceen, y en especial en alguien con mis orígenes, me limite a llevarlo a mi casa, lo recosté en mi cama, ahora solo me restaba esperar a que despertase.



(Daniel)
Cada parte de mi cuerpo adía, mis huesos dolían, deje escapar un grito, alguien tenía que ayudarme, no sabía como había llegado a eso, solo era consciente del dolor que sentía, que poco a poco fue mermando, unos brazos me levantaron con suma delicadeza, intente abrir mis ojos, pero fue imposible, luego fui depositado en algo sumamente blando, debía tratarse de un colchón, tenía algo de frío, aunque eso no duro mucho, una manta callo sobre mí.

- Descansa, yo cuidare de ti –dijo una melodiosa voz.

Acepte su invitación, dormí profundamente. Poco a poco mis recuerdos regresaron, había ido al bosque Walyu, en busca de hadas, pero en cambio ellas me encontraron a mí, ahora estaba en una especie de cautiverio, tenía que encontrar la forma de huir, me levante de un salto, sentía mi espalda extraña, pero no pude prestarle mucha atención, Yue se encontraba frente a mí, necesitaba estar preparado a lo que fuera que estuviera planeando.

- ¡Al fin te has despertado! – dijo exasperada Yue.

Como pude ser tan tonto en pensar que tenía una melodiosa voz, definitivamente algo me debieron haber dado, para llegar a pensar semejantes disparates; seguía igual de verde que la última vez, tenía el ceño fruncido, realmente se veía enfadada, supongo que de alguna extraña forma yo era la causa.

- ¡Muévete breenum, no tenemos todo el día!
- Mi nombre es Daniel…no besu… ¿Cómo me llamaste?
- Breenum, y tú no me das órdenes, supongo que es mi deber informarte de tu situación actual.
- Si te refieres al evidente hecho de estar aquí, donde sea que este lugar se encuentre, en contra de mi voluntad, te informo que no es necesario que te desgastes en explicaciones.

Una sonrisa cubrió su rostro, definitivamente no era por mi ingeniosa respuesta, entonces me di cuenta que no estábamos solos, alguien estaba a mi izquierda, recordé ver varios de ellos en mi encuentro con el rey, me miraban con mucha tristeza; al menos no vi ningún humano, tal vez los tendrían escondidos, al menos que sea el primero. Estaba inquieto por el otro sujeto, permanecía en silencio, era igual de alto que yo, pero su piel era marrón, mirando más detenidamente su espalda, vi unas pequeñas alas salir de ahí, que eran del mismo color que su piel, poco a poco me fui acercando a su rostro, no quería enojarlo, si es que ya no lo había hecho con mi escudriño, entonces vi su cabello negro, unos ojos humanos de color café, a diferencia de los Yue que carecían de pupilas, estos si lo poseía, y supe que algo andaba mal, ¡Ay no!, nadie estaba a mi izquierda, era simplemente mi reflejo.

-¡Que me hicieron!- grite.

No me importaba si me mataban, la ira recorría mis venas, tal vez se trataba de una broma, quise quitarme el maquillaje, me rasque hasta que gotas de sangre salieron de mis brazos, que inmediatamente se curaron, era un monstruo, luego levante mi mirada, encontrándome con la de ella, no parecía alterada en lo absoluto, todo lo contrario, parecía que disfrutar de mi sufrimiento.

- No era la forma en que tenía pensado comunicártelo - dijo sin borrar la sonrisa de su rostro.
- Esa es tú manera de pedir disculpas.
- Yo no tengo porque pedirte disculpas, de hecho deberías estar agradecido.
- ¿Agradecido?-respondí ácidamente- ¿De qué debería según tú, estar agradecido?
- Pues como ya te percataste, te puedes curar más rápidamente que un humano, además de ser más veloz y fuerte que uno, y todos esos beneficios por convertirte en mi breenum.
Lo mejor en estas circunstancias, era ser razonable, si era posible serlo, así que decidí sacarle la mayor información, era imposible regresar con mi apariencia actual, sin causar un gran revuelo mediático, ya podía ver lo titulares, ¡Pie grande suelto!, ¡Se encontró el eslabón perdido!, sería un desastre, aunque eso no implicara que me estuviera dando por vencido.
- Ya habías mencionado esa palabra antes, ¿Qué es un breenum exactamente?
- Tú eres un breenum –dijo, como si eso lo explicara todo, debió ver mi cara de desconcierto, porque luego agrego- son humanos convertidos, a cambio ellos nos sirven.

No se porque tenía el presentimiento que la palabra “servir” tenía un significado completamente distinto aquí que en mi mundo, mi mundo, era nostálgico pensar en el, me preguntaba cuanto tiempo iba a permanecer en aquel sitio, Hex debe estar preocupado por mi ausencia, aunque este bosque es conocido por sus desapariciones, por eso nadie se adentra mucho, existen demasiadas supersticiones que lo rodean, supersticiones que yo en su momento considere como absurdas, ahora ya no estoy tan seguro, así que dudo que se esfuercen demasiado en mi búsqueda.

- ¿Cómo han conseguido a tantos humanos?, este bosque no parece muy concurrido.
- Atreves de los siglos.
- Eso…es imposible, porque eso implicaría que ustedes son…
- Inmortales- completando la frase- Tú también lo eres, aunque jamás podrás compararte a un gruceen, pero dejemos esta charla para más tarde, hay muchas cosas que hacer y ya he perdido demasiado tiempo contigo.

Sin decir más salió, no se porque la seguí, pero supuse que estar a su lado era más seguro, que andar deambulando por allí, aún me costaba creer que era inmortal, aunque de que me extraño, si todo lo que me ha pasado hasta ahora carece de lógica, y con ese último pensamiento, reanude mi marcha hacia donde fuera que ella me llevara.


5 comentarios:

CarloZ dijo...

Karoru... La historia pinta bien... Ya la empiezo a leer...

Saludos!!!

karoru dijo...

gracias XD

Manuel dijo...

Esta genial la historia, espero con ansias el siguiente capitulo.
PD: Me tenia sin dormir el saber que era un breenum

narrador dijo...

para siempre? no hay marcha atras? O__o
Se me antoja que ahora el humano es como un superheroe; un ser con poderes. Pero podra escapar y volver a su vida humana?
Me gusta el caracter huraño de las hadas. No son precisamente acogedoras y amables...¡dan un poco de miedo!

karoru dijo...

es k las hadas son así, es culpa de disney que tengamos una visión algo errada de ellas

gracias por leer